Hernia discal

22 de marzo de 2021

Las hernias discales son uno de los problemas más comunes en los adultos y, con el tiempo, pueden ocasionar diversas complicaciones. Es por eso que debes acudir con un especialista cuando sospeches que podrías tener una hernia discal y, en Osteopatía Sevilla, estamos para atenderte.

¿Qué es la hernia discal?

Una hernia discal o hernia de disco es un problema con uno de los amortiguadores cartilaginosos que se encuentra entre las vértebras que conforman la columna dorsal; estos amortiguadores tienen un núcleo suave y gelatinoso encapsulados en un anillo duro y gomoso. El problema ocurre cuando una parte del núcleo se empuja hacia afuera por un desgarre en el anillo.

Esto puede ocurrir en cualquier parte de la espina dorsal e irritar un nervio cercano; según su ubicación, la hernia de disco puede provocar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna. Sin embargo, muchas personas no presentan síntomas de una hernia discal y tampoco es necesaria una cirugía para aliviar el problema.

¿Problemas derivados de la hernia discal?

Al final de la médula espinal encontramos la cauda equina, un grupo de raíces nerviosas que forman parte del canal medular, pero raras veces se ven afectadas por la hernia discal. Sin embargo, es necesario que busques atención médica de inmediato si presentas algunas de las siguientes complicaciones:

hernia discal causas

  • Anestesia en silla de montar: se le conoce así a la pérdida de sensibilidad en las zonas que normalmente tocaría una silla de montar; es decir, la parte interna del muslo, la parte posterior de las piernas y el área alrededor del recto.
  • Ciática: la hernia discal es una de las principales causas de la ciática, un dolor que se extiende des la espalda hasta el final de la pierna y puede traer otras complicaciones como pérdida de fuerza o de sensibilidad.
  • Disfunción de la vejiga o de los intestinos: si se ha visto afecta la cauda equina, es posible presentar incontinencia o dificultad para orinar, del mismo modo que ocurre cuando se sufre de ciática.

 Causas de la hernia discal

Con el paso del tiempo, es normal que los discos se vuelvan menos flexibles y más propensos a desgarrarse; en este sentido, la principal causa de la hernia discal es la degeneración discal, un desgaste natural y relacionado con el envejecimiento. Es poco frecuente que la causa sea un evento traumático, pero sí hay otros factores de riesgo que debes considerar.

hernia discal tratamientos

Factores de riesgo para sufrir hernia discal

  • Peso: el exceso de peso corporal causa estrés en la zona de la espalda lumbar, afectando directamente a los discos y puede ocasionarse una ruptura.
  • Trabajo: hay un mayor riesgo de padecer de hernia discal cuando se realizan trabajos que exigen gran esfuerzo físico; estos son levantar, tirar, empujar, doblar hacia los lados y torcer repetidamente. Un grave error que conduce al desarrollo de una hernia de disco es utilizar los músculos de la espalda en lugar de los de las piernas para levantar objetos pesados.
  • Genética: aunque es una causa mucho menor, hay algunas personas con una disposición genética a desarrollar hernia discal.
  • Tabaquismo: el tabaquismo reduce el suministro de oxígeno al organismo, lo que podría causar que los discos lumbares se desgastan más rápidamente.

¿Cómo tratar la hernia discal?

El principal tratamiento para aliviar los síntomas de la hernia discal es cambiar las actividades diarias para evitar el movimiento que causa dolor, así como tomar medicamentos para el mismo. Además, el médico podría considerar la realización de fisioterapia para minimizar el dolor causado por la hernia de disco. Del mismo modo, se recomienda lo siguiente:

  • Evitar el reposo en cama: en su lugar, lo mejor es descansar en una posición cómoda durante 30 minutos y luego salir a caminar un rato. Pasar tanto tiempo acostado puede complicar la recuperación al provocar rigidez articular y debilidad muscular.
  • Aplicar calor o frío: las compresas frías durante los primeros días pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, mientras que el calor puede incorporarse después para dar alivio y comodidad. Si el dolor continúa, puedes intentar intercalar las compresas frías con las calientes.
  • Medicamentos: entre las medicinas que se incorporan en el tratamiento de la hernia discal, se encuentran los analgésicos de venta libre para dolores leves o moderados, así como los relajantes musculares. Además, el médico puede indicar inyecciones de cortisona para dolores más graves.

La mayoría de las personas presentan mejoras con este tratamiento conservador. Sin embargo, si los síntomas no disminuyen en seis semanas, el médico podrá sugerir una cirugía. Por lo general, durante la cirugía se extirpa solo la parte sobresaliente del disco y no el disco completo.

¿Necesitas ayuda con tu problema de hernia discal?

Si bien las hernias discales no suelen presentar una complicación en la mayoría de los casos, nuestro consejo es que las atiendas cuánto antes. Un diagnóstico temprano puede mejorar los resultados de un tratamiento conservador y no será necesario acudir a cirugía. Si crees que podrías estar sufriendo de una hernia discal, ponte en contacto con Osteopatía Sevilla para empezar a tratarla.



Publicado en SALUD EN GENERAL
blog

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2021. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.

× ¿Cómo puedo ayudarte?