edema oseo

Edema óseo: causas, los síntomas y los tratamientos

5 de septiembre de 2022

El edema óseo es una enfermedad caracterizada por la acumulación de líquido en el hueso. Esto puede hacer que el hueso se hinche y se vuelva doloroso. El edema óseo suele ser el resultado de una lesión, pero también puede estar causado por otras afecciones, como el cáncer o la artritis. El tratamiento del edema óseo suele incluir el alivio del dolor y, en algunos casos, la cirugía. En este artículo analizaremos las causas, los síntomas y las opciones de tratamiento del edema óseo.

¿Qué es el edema óseo?

El edema óseo es una afección en la que se acumula líquido en el hueso. Suele estar causado por una lesión en el hueso, pero también puede estar provocado por otras afecciones médicas. El edema óseo puede hacer que el hueso se hinche y puede ir acompañado de dolor. Es importante señalar que el edema óseo no es lo mismo que la osteomielitis, una infección bacteriana del hueso.

edema oseo causas

Causas del edema óseo

– Traumatismo: el traumatismo del hueso, como una fractura o un hueso roto, es la causa más común de edema óseo. Un traumatismo en el hueso puede provocar una hemorragia en el interior del mismo, lo que conduce a la hinchazón y puede hacer que se acumule líquido.

– Enfermedades articulares: la artritis, la gota y la artritis reumatoide son enfermedades articulares que pueden provocar un edema óseo. Estas enfermedades pueden hacer que la articulación se inflame y produzca un exceso de líquido en la misma.

– Algunos tipos de cáncer que afectan al hueso, como el cáncer de mama metastásico, pueden provocar un edema óseo.

Síntomas del edema óseo

– Hinchazón del hueso – El síntoma más común del edema óseo es la hinchazón e inflamación del hueso. – Dolor articular

– Otro síntoma común del edema óseo es el dolor articular, especialmente en las articulaciones afectadas por la enfermedad.

– Además de la hinchazón y el dolor articular, el edema óseo puede causar dificultad de movimiento y limitaciones en la movilidad.

– En algunos casos, el edema óseo puede provocar fiebre alta.

Diagnóstico del edema óseo

– El profesional sanitario primero realizará un historial médico y un examen físico. Le preguntará sobre su historial médico y sobre cualquier lesión reciente o anterior.

– Las radiografías se pueden utilizar para ver el estado del hueso y determinar si está inflamado e hinchado.

– Resonancia magnética: se puede utilizar una resonancia magnética para ver el estado del hueso y del tejido circundante, incluido el líquido del hueso. Una resonancia magnética es especialmente útil para identificar el edema óseo causado por el cáncer.

edema oseo sintomas

Tratamiento del edema óseo

– Medicamentos antiinflamatorios – Los medicamentos antiinflamatorios pueden utilizarse para tratar el edema óseo. Estos medicamentos se aplican sobre la piel o se toman por vía oral para evitar la hinchazón e inflamación del hueso.

– Descansar la zona afectada puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor causados por el edema óseo.

– Elevar la zona afectada por encima del corazón puede ayudar a reducir la hinchazón.

– La aplicación de hielo en la zona afectada puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

– La compresión puede utilizarse para reducir la hinchazón de la zona afectada. Esto puede lograrse mediante el uso de una venda elástica.

– En algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica o médica para tratar el edema óseo.

Prevención del edema óseo

Prevenir el edema óseo suele ser más fácil que tratarlo. Los siguientes consejos pueden ayudarle a prevenir el edema óseo.

– Utiliza siempre equipo de protección cuando practiques deporte: almohadillas protectoras para las rodillas, los tobillos y los codos, y un casco para las lesiones en la cabeza.

– Mantener una buena postura puede ayudar a prevenir las lesiones y la aparición de un edema óseo.

– Sigue una dieta saludable y haz ejercicio con regularidad para mantener unas articulaciones sanas.

– Visita a tu médico con regularidad para asegurarte de que no corres el riesgo de desarrollar ninguna enfermedad que pueda provocar un edema óseo.

Conclusión

Aunque el edema óseo puede ser incómodo, suele ser tratable. El tratamiento suele consistir en reposo, hielo y medicamentos antiinflamatorios. Es importante tomar medidas para prevenir el edema óseo usando equipo de protección y manteniendo una buena postura.



Publicado en FISIOTERAPIA

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2022. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.