estiramiento cervical

Estiramientos cervicales

22 de enero de 2021

Con el pasar de los años, es normal que nos enfrentemos a diversos dolores, ya sea por pasarte el día frente al ordenador o causado por el estrés. No te preocupes, realizar estiramientos cervicales con frecuencia podría aliviarte y en Osteopatía Sevilla te decimos cómo.

¿Qué son los estiramientos cervicales?

Aunque los dolores en la cervical son un motivo frecuente para consulta médica, su causa podría ser muy variada; puede ser una mala postura al dormir, estrés emocional, un gesto brusco… La movilidad del cuello está relacionada con una serie de músculos y es necesario mantenerlos relajados.

Los estiramientos cervicales no son otra cosa que ejercicios que realizamos para estimular los músculos de la columna cervical. También debes contar con ejercicios para la cintura escapular, ya que los hombros están directamente relacionados con la movilidad del cuello.

estiramientos cervicales

¿Por qué son buenos los estiramientos cervicales?

Además de eliminar el dolor, los estiramientos cervicales pueden ayudarte a gozar de buena salud. Aunque no realices actividad física son frecuencia, son múltiples los beneficios de realizar estiramientos de la columna cervical.

Con estos ejercicios para la zona del cuello podrás disminuir lesiones en la cervical, permitir que los músculos sean más flexibles y aumentar su amplitud de movimiento. Además, podrás disminuir dolores, mejorar la elasticidad, relajar la musculatura tensa y prepararla antes de realizar ejercicio. Todo esto sin mencionar que proporciona un mejor estado de ánimo y ayuda a corregir la postura.

Ejercicios para estirar las cervicales

Para comenzar a tener progresos y lograr tus objetivos, debes incluir estos ejercicios en tu rutina diaria. Además, para que funcionen y evitar lesiones mayores, debes realizar los estiramientos de la cervical de forma correcta. Ahora sí, veamos cuáles son los ejercicios para la columna cervical que pueden aliviar tu dolor.

Movilización cervical con toalla

Este ejercicio puede formar parte de la rutina tanto de personas mayores como personas con problemas cervicales más agudos. En lugar de mover el cuello con la propia mano, lo haremos a través de una toalla, la cual dará una agradable sensación de protección y estabilidad.

El ejercicio se realizará con una toalla doblada en cuatro partes, que debes colocarte sobre los hombros con los extremos hacia el frente. Debes sujetar uno de los extremos con la mano contraria y estirar la toalla sobre la frente, con la otra mano sosteniéndola cerca del cuello y vas girando la cabeza. Se recomienda realizar de 20 a 30 repeticiones hacia cada lado durante tres minutos.

Estiramiento esternocleidomastoideo

Al ser uno de los principales motores de la zona cervical, el estiramiento del esternocleidomastoideo es esencial para el tratamiento de muchos problemas cervicales. Este es un ejercicio bastante complejo porque requiere corregir al mismo tiempo la flexión, rotación y lateralización.

Para estirar este musculo, debes inclinar la cabeza hacia el lado contrario y luego girar hacia el lado que se quiere estirar. A este estiramiento debes añadirle una erección y la mano del lado contrario al músculo vas a fijarla en su inserción inferior para estirarlo hacia abajo. Debes apoyarte en la respiración; al inhalar sueltas la tensión y la exhalar estiras el músculo.

estiramientos de la cervical

Auto-estiramiento cervical en rotación

Por su parte, este es un estiramiento bastante intenso y en posición muy limitada. En este sentido, lo recomendamos para personas con problemas no tan intensos, donde no hay gran pérdida de movilidad; de lo contrario puede resultar doloroso. Con este ejercicio no estiramos un músculo, sino toda la musculatura cervical.

Para realizarlo deberás acostarte boca abajo y colocar la cabeza de costado. Busca un objeto suave, como podría ser una toalla, y colócalo debajo de la mandíbula, permitiendo que la frente caiga y se abran la vertebras; debes detenerte si notas un pinchazo muy agudo. Este ejercicio puede realizarse a diario entre uno y cuatro minutos.

Auto-movilización suave, sutil y consciente de cervicales

Esta rutina de ejercicios puede ayudar a la relajación muscular, al mantenimiento de movilidad en personas mayores y al aumento de movilidad en casos de cervicalgia aguda. Se trata de los estiramientos a los que ya acostumbramos, pero el secreto se encuentra en hacerlos de forma sutil y consciente.

Lo primero será colocarte en posición neutra, recta y respirar fluidamente. Empiezas con una rotación cervical suave y lenta, puedes quedarte a mitad de camino y luego continuar; repites hacia el otro lado. El siguiente ejercicio consiste en inclinar la cabeza hacia los laterales. Cuando nos toca la inclinación hacia abajo, lo hacemos solo con la zona alta; lo mismo al llevar el cuello hacia atrás.

¿Necesitas algo más que estiramientos cervicales?

Aunque los ejercicios caseros pueden ayudarte a aliviar los dolores en mayor o menor medida, no siempre son la solución. Si tu lesión es un poco más severa, tal vez necesites tratamiento profesional. Por fortuna, en Osteopatía Sevilla estamos para servirte y ayudarte a recuperar la movilidad muscular lo antes posible.

leer más

Publicado en FISIOTERAPIA

como tratar esguince mal curado

Esguince mal curado

19 de diciembre de 2020

Son muy variadas las lesiones que puedes llegar a sufrir a lo largo de tu vida y las mismas pueden depender del tipo de vida que lleves. Sin embargo, todas ellas son importantes y es menester tratarlas a tiempo. Solo así podrías evitar casos como el de, por ejemplo, padecer de un esguince mal curado.

¿Qué son los esguinces mal curados?

Antes de pasar a explicar lo que es un esguince mal curado, es fundamental hablar sobre qué es un esguince primeramente. Se trata de un tipo de lesión que se produce en los ligamentos. Esa zona cartilaginosa que une dos huesos entre sí y que, al mismo, forman las articulaciones.

Esguince mal curado

Pese a que estos ligamentos suelen ser lo suficientemente resistentes, a la hora de una torcedura o rotura se pueden ver gravemente afectados. Es entonces cuando se produce un esguince. De ese modo, se debe entender por esguince mal curado a aquella lesión de los ligamentos que no se ha tratado a tiempo o no se ha tratado como es debido.

Esto se debe a que la persona afectada no le da la atención requerida al dolor que está sintiendo en la zona. Dejando así pasar el tiempo sin tratar la lesión. Lo cual genera como consecuencias tales como un posible dolor crónico o la pérdida de estabilidad en la zona del esguince. Pues la zona en donde esta lesión se presenta con más frecuencia es en el tobillo.

¿Cómo se puede prevenir que un esguince cure mal?

Por suerte, evitar tener que padecer de un esguince mal curado en el futuro cercano es algo muy sencillo. Todo lo que debes hacer es darle la importancia y la atención necesaria a esta lesión apenas comiences a sentir los síntomas de la misma.

Cuando comiences a sentir el dolor que causa el esguince, lo primero que deberás hacer es asistir al médico. Para ello lo mejor será que asistas al fisioterapeuta o al osteópata. Puesto que ambos son los especialistas indicados para tratar este tipo de lesiones.

Por tanto, si deseas evitar que tu esguince se cure de forma incorrecta, debes atender a todo lo que te diga el doctor desde el primer momento. El reposo, el uso de vendajes y la utilización de medicamentos desinflamatorios son de las indicaciones más comunes que suelen realizar los especialistas.

Así pues, todo lo que debes hacer para evitar padecer de un esguince que se ha curado mal es asistir al médico a tiempo y seguir las indicaciones necesarias para curarlo a tiempo y del modo correcto.

tratamiento esguince mal curado

¿Cómo tratar un esguince mal curado?

Como te hemos mencionado con anterioridad, para curar debidamente un esguince que no fue tratado a tiempo debes seguir las indicaciones que dé tu médico. Del mismo modo, lo mejor será recurrir a un tratamiento estipulado por un fisioterapeuta o un osteópata.

En la mayoría de los casos, ambos especialistas se centran en el tratamiento manual de la lesión. Por lo que, de seguro, lo primero que te harán es un masaje profundo en la zona afectada. Además de invitarte a continuar asistiendo a otras sesiones de rehabilitación es la que se ejercitará la zona afectada. Para así, poco a poco, ir recuperando la movilidad y estabilidad de la misma.

Por eso y muchos motivos más son diversos los estudios médicos que han confirmado los grandes beneficios de los tratamientos fisioterapeutas y de osteopatía al tratar los esguinces. Especialmente al tratar los esguinces mal curados. Ya que, gracias a esto, podrás recuperar la absoluta movilidad de la zona en el menor tiempo posible.

¿Tienes un esguince mal curado?

Si estás leyendo el presente artículo porque, precisamente, tienes un esguince mal curado, entonces lo mejor será que asistas inmediatamente a una cita en nuestra clínica de Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. La misma se halla en Sevilla y ofrecemos los mejores servicios de este tipo que podrías hallar en toda España.

Así pues, cualquier esguince que se haya curado mal puede ser recuperado en tan solo cuestión de días o semanas. Todo esto gracias a los tratamientos centrados en la fisioterapia y la osteopatía que le ofrecemos a todos nuestros clientes.

Si tú estás interesado en ellos, siempre podrás hallar más información al respecto de nuestros servicios en la página inicial de nuestro sitio web. Del mismo modo, si deseas concertar una cita o solventar cualquier duda que tengas, puedes comunicarte con nosotros desde nuestra sección de Contacto.

Recuerda siempre que tu salud es fundamental y no debes jugar con ella. Por ello debes asistir siempre con un especialista apenas comiences a presentar cualquier sintomatología. Es también por ello que, en casos de esguinces mal curados, lo mejor será que asistas a nuestra clínica de Osteopatía y Fisioterapia en Sevilla. Solo allí podrás hallar una atención personalizada y adaptada al caso de esguince que presentes.

leer más

Publicado en FISIOTERAPIA

Rotura de fibras: Todo lo que debes saber

16 de diciembre de 2020

Entre las diversas lesiones musculares que podemos llegar a padecer en la vida se encuentran las roturas de fibras. La misma suele ocurrirle con mayor frecuencia a los deportistas o a aquellas personas que, luego de llevar una vida sedentaria, comienzan a realizar grandes esfuerzos. Es por ello que hoy te diremos todo lo que debes sobre esta lesión.

¿Qué es una rotura de fibras?

Cada uno de los músculos de nuestro cuerpo están compuestos de una gran cantidad de fibras. Las mismas pueden verse afectadas según los esfuerzos o los movimientos que realicemos en nuestra vida cotidiana.

Es así como, una rotura de fibra, también conocido de manera común como desgarro muscular, puede sucederle a todo tipo de personas. La misma se presenta cuando las fibras de los músculos se elongan y se rompen.

Una rotura fibrilar puede clasificarse según tres grados: leve, moderada y grave. El nivel en el cual se ubique dependerá, sobre todo, de la cantidad de fibras que se hayan roto en el músculo. Sin embargo, independientemente del nivel que sea, debe de ser tratada a tiempo para que se cure como es debido y no cause consecuencias crónicas en un futuro cercano o lejano.

fibras musculares rotura

Causas de una rotura de fibras

Como te hemos venido explicando, este tipo de lesión se genera cuando las fibras del músculo se hayan en una situación de gran esfuerzo que les obliga a mantenerse tensadas y que, por ende, se rompen. De allí viene precisamente el nombre de la lesión, una rotura fibrilar se produce cuando las fibras musculares se rompen, literalmente.

Es así como, en el caso de las lesiones deportivas, puede suceder cuando un deportista estira de forma excesiva y brusca alguna parte del cuerpo. Del mismo modo, cuando una persona que lleva mucho tiempo en casa sin hacer actividades físicas comienza a ejercitarse, este tipo de lesión puede sucederle.

Los síntomas que te pueden indicar que estás padeciendo de este tipo de lesión son, en primer lugar, es un dolor bastante intenso en la zona afectada. Dicho dolor, según la gravedad de le rotura, puede ser tan fuerte que puede causarte mareos, vómitos y una sudoración fría.

rotura de fibras

Del mismo modo, en la zona de la que proviene el dolor puede aparecer un hematoma. El mismo se debe a que, cuando se produce la rotura, los vasos sanguíneos también se rompen. Por tanto, se forma un hematoma que puede ser minúsculo o de gran tamaño. Si tienes todos estos síntomas, es muy probable que tengas una rotura fibrilar y debes de tratarla cuanto antes.

Tratamiento de roturas fibrilares

En lo que respecta al tratamiento de una rotura de fibras musculares, este debe ser indicado y llevado a cabo con profesionales en el área, de preferencia. Es por ello que, una vez que tengas la certeza de que tienes una lesión muscular, lo mejor sería que te hagas ver por un fisioterapeuta o un osteópata.

Ellos, al ver la gravedad del asunto, te dirán cuál es el tratamiento más recomendado a seguir y el tiempo durante el cual deberás estar en reposo. En caso de ser una lesión leve que estás tratando a tiempo, con algunos masajes, aplicación de temperaturas frías o calientes y el consumo de analgésicos desinflamatorios.

Del mismo modo, de la mano del especialista puede que tengas que realizar ejercicios de rehabilitación de manera que la zona se recupere como es debido. Además de que existe la posibilidad de que tengas que utilizar vendajes o algún tipo de férula para mantener en reposo la zona muscular.

Ten en cuenta que, en caso de que no trates a tiempo la lesión, esta puede empeorar gravemente. Y, si te decides a tratarla cuando ya sea muy tarde, puede que la única solución viable que te quede sea someterte a una operación. Así que, si no quieres llegar a esto, recuerda preocuparte por tu salud y tratar la lesión desde el primer momento en que sospeches tenerla.

¿Has sufrido una rotura fibrilar y necesitas tratamiento?

Si tú consideras que tienes una rotura fibrilar y deseas asistir a una cita con un especialista, puedes verte con nuestro osteópata en Sevilla. Nuestra clínica de Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda cuenta con el personal calificado para tratarte en caso de que presentes alguna rotura en las fibras de tus músculos.

Por lo tanto, si deseas asistir a una cita médica aquí, puedes dirigirte a nuestra sección de contacto para conocer más sobre cómo comunicarte con nosotros. De modo que puedas agendar una cita médica para cuando lo consideres conveniente y conozcas, de antemano, nuestra dirección exacta.

Tu salud es importante para nosotros y por ello te esperamos con todos los tratamientos, tanto de osteopatía, como de fisioterapia, para que puedas recuperarte lo más pronto posible de tu lesión. Sabemos que no deseas estar tanto tiempo en reposo y por ello haremos todo lo posible por que tu recuperación sea pronta.

leer más

Publicado en FISIOTERAPIA

usar tobillera cuando se tiene un esguince

Tobillera para esguince

9 de diciembre de 2020

Una gran cuestión que ha generado gran debate es el uso de una tobillera esguince. Sin embargo, su uso depende de varios factores. Por eso, en vez de tomar la decisión por ti mismo, lo mejor es que acudas a un especialista fisioterapeuta para que indique si es necesario o no este instrumento médico como tratamiento de tu lesión. Aprendamos en este post, más sobre este y quien te puede ayudar a aliviar en poco tiempo esa lesión que te está afectando.

¿Para qué sirve una tobillera en un esguince?

Recordemos que se conoce como esguince a la lesión que repercute sobre el funcionamiento de la cápsula de una articulación o ligamento. De manera que se pierde el contacto de los extremos óseos al flexionarse o extenderse más de lo normal.

tobillera para esguinces

Cuando el tobillo es la zona afectada, la articulación que está comprometida es la que une los huesos astrágalo, peroné y tibia. En esta unión, hay varios ligamentos que pueden verse lesionados en un movimiento forzado o bien por colagenopatías, es decir que los ligamentos son demasiado laxos.

Entonces, el objetivo de una tobillera esguince es inmovilizar lo más posible el pie luego de una lesión. Por supuesto, la elección del tipo de tobillera depende del grado de lesión y el tratamiento que te indique el especialista.

Tipos de tobillera

La función principal de una tobillera esguince es aportar buena sujeción al pie. De manera que contribuye al alivio del dolor así como en la aceleración de la recuperación de una lesión. Hay varios tipos de tobilleras, por lo que es importante acudir al especialista para que nos indique cuál usar de acuerdo a la lesión que tenemos.

Tobillera elástica

Este tipo de tobillera es utilizada para brindar soporte y compresión. Se usa para lesiones agudas y crónicas de tobillo, pero también son perfectas para pacientes con artrosis leve. Hay que tener en cuenta que hay varios tipos de tobillera elástica para esguince, por lo que para elegir la mejor, debes prestar atención a las sugerencias del especialista. La razón es que todo depende de la lesión que tengas.

Tobillera ortopédica

Son pequeñas fallas que se colocan alrededor del tobillo para inmovilizar la articulación. Además, tiene la función de brindar calor y comprensión, de manera que el proceso de recuperación es mucho más rápido. En este caso, la tobillera ortopédica para esguince de nailon es la mejor opción, pues se ajustan perfectamente al tobillo.

Tobillera deportiva

Lo bueno de las tobilleras es que no solo funcionan para curar lesiones sino también para prevenirlas. Este es el caso de las tobilleras deportivas que son fabricadas para brindar un mejor soporte al deportista ante movimientos forzados y de gran impacto. No importa el tipo de deporte que se practique, usar tobilleras contribuye a un mejor desempeño tanto en entrenamientos como en competencias del alto rendimiento.

Tobillera neopreno

Cuando se trata de una tendinitis, esguinces leves o bien luego de una operación, las tobilleras neopreno son las que los especialistas indican como tratamiento de recuperación. Estas brindan estabilidad y termo-compresión. Se logra controlar la tensión usando sus bandas de ajuste que permiten que la tobillera se adapte al empeine y el calcáneo. Para el alivio del dolor y la mejoría en la flexibilidad de las articulaciones, esta es la mejor.

Tobilleras según tu grado de esguince

Dependiendo del grado de la lesión, los síntomas pueden ir del más leve al más grave. Sin embargo, podemos determinar rápidamente si estamos en presencia de un esguince al evaluar si estamos presentando los siguientes síntomas:

  • Dolor en un punto concreto al hacer movimientos forzados.
  • Puntos rojos que pueden indicar hematomas o hemorragias.
  • Impotencia funcional.
  • Movimientos de articulación anormales.
  • Crepitación, es decir, un ruido parecido al que se produce cuando pisamos nieve.

Teniendo en cuenta los síntomas, y la gravedad de los mismos, el osteópata terapeuta podrá indicar una de las siguientes tipos de tobilleras. No se recomienda que el paciente elija una tobillera esguince pues pudiera afectar aún más el grado de la lesión.

usar tobillera cuando se tiene un esguince

Tobillera para esguince grado 1

Cuando la lesión lo que implica es una distención parcial de los ligamentos, con una tobillera será suficiente para lograr la recuperación total y sin ninguna secuela. Por supuesto, hay dolor por la inflamación, aunque la movilidad del tobillo no se ve comprometida. En este caso, las tobilleras neopreno o las elásticas son más que suficientes para lograr la recuperación en poco tiempo.

Tobillera para esguince grado 2

Cuando ocurre un esguince grado 2, la rotura del ligamento puede ser parcial o total. Por cuanto, el dolor que se presenta es intenso y se pierde la movilidad. Con el fin de lograr una recuperación total, se requieren de cuidados específicos que indicará el especialista fisioterapeuta y una tobillera para esguince ortopédica.

Tobillera para esguince grado 3

El esguince grado 3 refiere una rotura total del ligamento unido a una lesión en el hueso. De allí que el paciente pierda total estabilidad, tenga intenso dolor e incluso necesite una cirugía para poder recuperarse completamente. El especialista indicará fisioterapias como el uso de una tobillera para esguince de tobillo ortopédica.

Usar o no tobillera después de un esguince de tobillo

Lo cierto es que la decisión de usar o no tobillera depende del especialista. El uso de estas herramientas terapéuticas está indicada en fases iniciales de esguince. Por lo tanto, dependerá del grado de tu lesión, la fase de recuperación y los factores de riesgos que tenga el paciente de cronificación.

Para realizar un tratamiento de inestabilidad crónica en el tobillo se deben considerar algunos aspectos:

  • La educación del paciente.
  • Valoración médica de la lesión.
  • Movilización articular.
  • Control de postura y propiocepción.
  • Fortalecimiento muscular.

Para eso, debes solicitar una consulta con un especialista osteópata y fisioterapia en Sevilla. Con la ayuda médica adecuada podrás recuperarte en poco tiempo, e incluso no volver a lesionarte, ya que fortalecerás tus músculos y articulaciones, teniendo una mejor calidad de vida.

¿Usar tobillera reduce el riesgo de lesionarse de nuevo?

Se usan tobilleras en personas con alta inestabilidad de tobillo, por lo que si sufres esguinces de manera seguida, es muy probable que se indique la tobillera. Por ejemplo, en deportistas, la tobillera es una herramienta indispensable pues reduce la frecuencia de lesiones.

A algunos pacientes, la tobillera les brinda seguridad luego de una lesión. Sin embargo, usar cualquiera no da estabilidad pues la mayoría de las veces se eligen las tubulares, que se parecen a un calcetín. En estas no hay ningún soporte mecánico, así que puedes lesionarte de nuevo incluso usando la tobillera esguince.

Para tener seguridad de cuál tobillera usar, debes acudir a un fisioterapeuta que te indicará la que necesitas. Contáctanos y te ayudaremos a mejorar tu salud y prevenir lesiones en el futuro.

leer más

Publicado en FISIOTERAPIA

Tratamos lesiones de tendinitis en el hombro

Tendinitis del hombro: Lesiones del Manguito Rotador

25 de enero de 2016

El manguito rotador es un con junto de cuatro músculos que se unen en un solo tendón. Los músculos a los que nos referimos se llaman supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y mayor.

Estos músculos se disponen por encima de la cabeza del húmero y de manera simplificada hacen  que el brazo llegue por encima de la cabeza. Estos músculos son como el timón que dirige el movimiento del brazo pero no son su fuerza bruta.
(más…)

leer más

Publicado en FISIOTERAPIA

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2021. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.

× ¿Cómo puedo ayudarte?