como tratar la plagiocefalia

PLAGIOCEFALIA: CAUSAS, PREVENCIÓN Y DETECCIÓN

13 de junio de 2022

El cuerpo de los recién nacidos es muy diferente al cuerpo de un adulto. Además de que no está completamente formado, es más flexible y frágil que el nuestro. Tal es el caso del cráneo, en esta etapa de la vida es más flexible y propenso a ser moldeable. La presión constante por dormir en una misma postura puede resultar en una plagiocefalia.

¿QUÉ ES LA PLAGIOCEFALIA?

La plagiocefalia es una deformación de la cabeza causada por mantener apoyada con mucha frecuencia un lado de la cabeza. También es conocido como el síndrome de la cabeza plana, y se suele dar en los primeros años de vida de un bebé.

Los huesos de la cabeza de un recién nacido son más flexibles. Además, no están del todo cerrados, sino que se unen por suturas. Esta característica hace que el cráneo de los recién nacidos sea más blandito y maleable. Esta flexibilidad es necesaria para pasar por el canal de parto sin sufrir ningún daño. Además, permite el buen crecimiento y desarrollo de la cabeza y el cerebro del bebé. Pero también es la razón por la cual la presión constante en un lado de la cabeza puede producir plagiocefalia.

que es la plagiocefalia

¿CUÁNDO APARECE LA PLAGIOCEFALIA POSTURAL?

La plagiocefalia suele aparecer en los primeros tres meses de vida del bebé, ya que en esta etapa es cuando la cabeza del bebé es más flexible y moldeable.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA CABEZA PLANA EN BEBÉS?

La plagiocefalia se produce cuando la cabeza del bebé está demasiado tiempo en la misma posición. En otras palabras, la causa más común es que el bebé siempre duerme en la misma posición. Esta posición puede ser provocada por torticolis en los recién nacidos, como también la costumbre de dejarlos en la misma posición regularmente.

En los últimos años, se recomienda que los bebés duerman boca arriba, puesto que dormir boca abajo puede poner a tu bebé en riesgo de muerte súbita. Sin embargo, con esta postura también vienen otros problemas. Y es que, al estar boca arriba, tu bebé tenderá a tener la cabeza en una misma posición. Si el recién nacido siempre duerme con la cabeza hacia el lado izquierdo, por ejemplo, podría estar propenso a la plagiocefalia.

Este síndrome también se puede producir por amamantar al bebé siempre de un lado o la postura en la que se coloca al bebé al amamantarlo.

La plagiocefalia también puede tener otras causas que no tienen relación directamente con la postura del recién nacido. Por ejemplo, puede deberse a la postura que el bebé mantuvo en el vientre materno durante el embarazo. Si estaba muy encajado en el vientre, se puede producir esta deformidad. También puede ocurrir al pasar por el canal de parto o por partos múltiples. La torticolis congénita también suele ser una de las causantes de la plagiocefalia, ya que impide que el recién nacido pueda mover su cabeza hacia alguno de los lados. Lo que resulta en que el apoyo en un lado de la cabeza sea más predominante.

¿CÓMO SE CORRIGE LA PLAGIOCEFALIA EN BEBÉS?

La plagiocefalia postural tiene solución. El tratamiento o la corrección de la plagiocefalia consiste en rehabilitación. Las medidas de rehabilitación dependen de la gravedad de la plagiocefalia.

En primer lugar, se debe dormir el bebé siempre de espalda para evitar el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), aun cuando el bebé tenga la cabeza aplanada. Posterior a eso, se debe mejorar la postura del bebé al dormir. En ese sentido, se debe evitar el uso columpios, asientos para el automóvil, sillas inflables para permitir que el bebé pueda mover la cabeza libremente. También se debe evitar que el bebé tenga la cabeza apoya en estos dispositivos.

Asimismo, se debe intentar que el recién nacido pueda alternar su postura al dormir. Pero primero debes asesorarte con un experto en la materia. Si la causa de la mala postura, se debe a un torticolis congénita, se recetará un tratamiento kinésico que no es más que movimientos y ejercicios que descontracturarán el musculo y mejorarán su movimiento.

También se recomienda que los padres hagan que sus hijos estén boca bajo varias veces al día. El tiempo y la duración de esta postura dependerá de la edad del recién nacido. Esto no solo hace que el bebé explore el mundo desde esa perspectiva, sino que favorece la formación de la parte posterior de la cabeza, y refuerza los músculos del cuello y los brazos. El porteo constante también es la mejor forma tanto de evitar como de tratar la plagiocefalia.

Si la plagiocefalia es muy aguda, se recomendará el uso de un casco especial para corregir la formación del cráneo.

como prevenir la plagiocefalia

¿CÓMO DETECTAR LA PLAGIOCEFALIA EN BEBÉS?

Existen diferentes formas de saber que nuestro bebé sufre de plagiocefalia o es propenso a sufrirla. Los dos síntomas más evidentes son:

  • El cráneo del bebé es más aplastado de uno de los lados o tiene una deformación. Si notas que el cráneo de tu bebé presenta alguna deformación o uno de los lados está más plano, puede deberse a una plagiocefalia.
  • La cara del bebé no es simétrica. Esto ocurre en casos más severos, cuando la cara del bebé se ve afectada.

También es posible notar si nuestro bebé es propenso a sufrir plagiocefalia, cuando:

  • Pasa más tiempo con la cabeza girada hacia un lado. Evalúa su manera de dormir y su comportamiento mientras está despierto. Si tu bebé siempre tiene la cabeza girada hacia un lado, puede ser por torticolis, que podría resultar en una plagiocefalia.
  • Tiene dificultad para girar la cabeza. La torticolis también suele dificultar el movimiento de la cabeza hacia uno de los lados. Es la causa principal de que el bebé duerme siempre con la cabeza hacia un lado. Por eso, no se recomienda forzar la cabeza del niño si notamos este problema. Se necesitará el diagnóstico y tratamiento de un profesional.
  • Tiene dificultad para beber uno de los pechos. Esto se debe a que el bebé siente dolor, molestia y limitación para mover su cabeza en dirección hacia donde está el pecho.

¿CÓMO PREVENIR LA PLAGIOCEFALIA?

Existen muchas maneras de prevenir la plagiocefalia. Sigue las siguientes recomendaciones:

  • Varíe la posición del bebé en la cuna. Puesto que la plagiocefalia se produce por mantener al bebé siempre en una misma posición, cámbielo regularmente de posición para evitar el síndrome.
  • Cambie la posición de la cabeza del bebé mientras que duerme. A veces no es necesario cambiar la postura de todo el cuerpo. Quizá solo sea suficientemente que le cambies la posición de la cabeza. La idea es alternar la cabeza para evitar la presión constante de un solo lado.
  • Practique el porteo regularmente. Llamamos porteo a la práctica de llevar al niño en brazos, sobre todo en una posición vertical. El porteo no solo evita la presión constante en la cabeza y que el bebé se mantenga mucho tiempo de espalda, también fortalece los vínculos entre el bebé y los padres, y fortalece los músculos de su columna y cuello. En los primeros meses de vida, el uso del fular es bastante cómodo para ellos y para nosotros, y son completamente seguros.
  • Ponerlo boca abajo con supervisión adulta y durante el tiempo adecuado para su etapa de vida. Ponerlo boca arriba evitará que el bebé sufra presión en la cabeza. Además, fortalecerá su cuello y su desarrollo. Es importante que siempre se haga bajo supervisión adulta y que el tiempo se adapte a la edad del recién nacido. De lo contrario, también podría causar otros problemas.
  • Cambiar la ubicación de la cuna. La ubicación de la cuna también puede influir en la postura del bebé. Ya que el bebé siempre moverá su cabeza en dirección de la voz de sus padres. Por eso, que puedes alternar la posición de la cuna para malas posturas. Si no puedes mover la cuna, intenta cambiar la posición del bebé en la cuna.
  • Utilizar un colchón adecuado en la cuna. El material y la dureza del colchón también suelen influir en la formación de la plagiocefalia en los bebés. Así que lo mejor es utilizar un colchón especialidad en plagiocefalia que produzca toda esa presión en la cabeza del bebé.
  • Alternar el pecho con que se alimenta al bebé. De esta manera, tu pequeño tendrá una mejor movilidad de su cabeza y evitará la presión constante de un lado.

Por último, si tu bebé muestra resistencia, dificultad o dolor a estos cambios de posturas, puede ser señal de torticolis o de otro síndrome. Lo ideal es buscar un experto que pueda tratar con el pequeño.



Publicado en OSTEOPATÍA

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2022. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.