epicondilitis-causas

Epicondilitis: síntomas, causas y tratamientos

4 de abril de 2022

La epicondilitis es relativamente fácil de reconocer y tratar, por lo que es posible brindar la atención adecuada al paciente con algunos conocimientos básicos del proceso y cómo tratarlo, de la mano de un osteópata profesional. El propósito de este artículo es brindar información para ayudar a prevenir y tratar adecuadamente este trastorno.

¿Qué es la Epicondilitis?

La epicondilitis, también llamado codo de tenista, es una lesión que causa dolor en la parte exterior del codo y es un tipo de tendinitis. La extensión repetitiva de la muñeca y el alargamiento del antebrazo causan esta lesión. Estos movimientos provocan fibras finas y mala reparación de los tendones musculares de esta zona, especialmente los tendones del músculo extensor radial.

Tipos de epicondilitis

Dependiendo del epicóndilo afectado se pueden clasificar en:

Epicondilitis lateral: es un dolor en la parte externa del codo que puede extenderse desde el antebrazo hasta la muñeca. El dolor puede aumentar al abrir la puerta, dar la mano o golpearse la parte externa del codo.

Epicondilitis medial: es un dolor en la parte interna del codo que se extiende hacia abajo por el antebrazo. Esto se debe a los constantes movimientos de flexión de la muñeca para contrarrestar la resistencia, como durante el swing de golf, el lanzamiento de pelotas o diversas actividades profesionales.

Síntomas de la epicondilitis

Algunos síntomas característicos de la tendinitis de codo son:

  • Dolor e incapacidad funcional con extensión de muñeca y antebrazo
  • Dolor en la parte externa del codo.
  • Dolor a la palpación del área extrasensorial.
  • Dolor al hacer algunos movimientos fáciles, como beber una taza de café. También, entre profesionales, en movimientos de revés en tenis o raqueta.
  • El dolor no mejora incluso con reposo, aplicación de compresas frías tópicas o medicamentos antiinflamatorios.

epicondilitis-tratamiento

¿Por qué se produce la epicondilitis?

  • Las causas del dolor neuromuscular son variadas:
  • Por lo general, ocurre después de microlesiones repetidas como resultado de la tensión y la sobrecarga muscular, lo que resulta en inflamación.
  • También puede deberse a causas neurológicas (atrapamiento de nervios).
  • Algunas personas tienen una predisposición genética a la tendinitis en general.

El uso repetido de estos músculos localizados en el antebrazo, provoca lesiones menores en los tendones. Si esto continúa con el tiempo, se producirá irritación y dolor en la parte externa del codo. Cualquier actividad que implique tensión repetitiva en la muñeca puede provocar esta lesión.

Por lo tanto, se produce por los constantes movimientos de estiramiento y supinación del antebrazo, provocando tendinitis en los músculos y tendones de esa zona. La epicondilitis es causada por lesiones por esfuerzo repetitivo.

Los cambios inflamatorios pueden ocurrir durante los procesos agudos, pero ocurren solo en el caso del desarrollo de una Epicondilitis crónica, cuando se habla de tendinitis (degeneración de las fibras que forman el tendón).

¿Cuánto tiempo dura la Epicondilitis?

Es probable que te sientas mejor en unas pocas semanas, pero el tendón puede tardar de 6 a 12 meses en sanar. En algunos casos, el dolor dura dos años o más.

Si tus síntomas no mejoran después de 6 a 8 semanas de tratamiento en el hogar, tu médico puede recomendar una inyección de corticosteroides. Esto puede brindarte un alivio del dolor a corto plazo para que puedas comenzar ejercicios de rehabilitación.

Pero a largo plazo, las inyecciones de corticosteroides pueden no ser más beneficiosas. En raras ocasiones, se necesita cirugía para aliviar la epicondilitis.

Tratamientos de Epicondilitis

Todos los tratamientos para lesiones del codo deben variar de leves a intensas, dependiendo de la gravedad de la lesión. En primer lugar, se recomienda:

Analgésicos y antiinflamatorios

Comenzamos con la primera etapa, donde el epicondilitis tratamiento será una combinación de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos específicamente diseñados para ayudar a aliviar las molestias y especialmente el dolor. Si no se evidencian mejoras progresivas en este nivel, pasamos a la etapa dos.

Órtesis nocturna

Para ayudar a que el tendón se relaje y sane, se recomiendan aparatos ortopédicos colocados por las noches. En este caso, hay dos tipos, coderas y las cinchas para epicondilitis.

Ambos tienen el mismo efecto sobre los tendones. Al aplicarle algo de presión, hace que sus fibras se relajen y no reciban toda la fuerza de los músculos, por lo que estos pueden relajarse y recuperarse más rápido.

Además, las coderas brindan una contribución muy beneficiosa al calor general y la presión en el codo para ayudar a acelerar el proceso de curación.

Actualmente, dispones de varios modelos de estas órtesis, que van desde las fabricadas en neopreno (tiene mejor regulación del calor) hasta las fabricadas en materiales flexibles y que son cómodas para poder llevarlas todo el día.

Inyección de plaquetas y ácido hialurónico

Se suele aplicar como parte del tratamiento en la segunda fase. Si se inyecta cerca del epicóndilo, puede mejorar el dolor por un tiempo. En algunos casos, se realizan tres inyecciones con un intervalo de una a dos semanas.

Sin embargo, la infiltración suele limitarse a 3, porque hay menos riesgo de inserción y rotura del tendón. Las inyecciones de plasma rico en plaquetas y ácido hialurónico también se usan comúnmente. Aplicarlo en el área del tendón afectado acelera el proceso de curación.

Terapia física

Una vez que desaparece el dolor, tu médico o fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios de rehabilitación para estirar y fortalecer los tendones. Realizar estos ejercicios en casa puede ayudar a sanar los tendones y posiblemente prevenir futuras lesiones.

Cuando te sientas mejor, puedes reanudar tus actividades diarias, pero tómalo con calma por un tiempo. No comiences al mismo nivel que antes de la lesión. Regresa lentamente al nivel anterior y detente si le duele para evitar una nueva lesión del tendón.

Cirugía de Epicondilitis

Tras los tratamientos anteriores, en el plazo de hasta 6 meses que suele transcurrir, desaparece el 90% de los dolores musculares. El resto de los pacientes, habitualmente entre un 5 y un 10%, serían candidatos a cirugía.

Para resolver quirúrgicamente la epicondilitis existen varias técnicas basadas habitualmente en la liberación de los tendones extensores epidérmicos, a las que, siguiendo la técnica de Boyd-MacLeod, hemos añadido la resección parcial del ligamento anular y la hiperplasia. Epidemia radial.

Esta técnica consiste en hacer una pequeña incisión para que la masa de fibras del tendón se inserte en el hueso. A veces perforamos el epicóndilo y las articulaciones poligonales V-Y. Esta cirugía se puede realizar con anestesia local en el brazo que se va a operar y requiere solo unas pocas horas de hospitalización.

Prevención de la Epicondilitis

Esta lesión solo se puede prevenir cuidando la higiene postural así como seguir las siguientes indicaciones:

Protección de la zona que da molestias

En este sentido, los masajes tensores y preventivos resultan prácticos, como las coderas cuando se vaya a realizar actividades intensas y repetitivas.

Estiramientos y ejercicio

Realizar el rango completo de movimiento durante el ejercicio asegurará que los tendones no estén demasiado tensos. Estirar los músculos extensores de la muñeca y la mano fortalece los músculos para que recuperen su fuerza con ejercicios guiados por expertos.

Brazaletes de fuerza

Dar suficiente descanso a los codos después de una actividad física vigorosa ayudará a prevenir las molestias. En el caso de movimientos que requieran mucha fuerza, se recomienda el uso de brazaletes.

Si sufres de esta lesión, te recomendamos que acudas a un osteópata de confianza y empieces un tratamiento para que esta dolencia deje de afectar a tu vida diaria.



Publicado en OSTEOPATÍA

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2022. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.