• English
  • Español

Colon Irritable. Manejo en Osteopátía.

13 de noviembre de 2019

El colon Irritable es una patología de origen funcional que afecta a la actividad del colon. Se caracteriza por la presencia de síntomas tales como ir al servicio con mucha frecuencia, seguidas de períodos de estreñimiento. Esta alteración en la frecuencia de ir al servicio se acompaña también de molestias o dolores intestinales, además de distensión abdominal . Esta patología, al ser de origen funcional, se caracteriza por no experimentar cambios ni anatómicos ni patológicos de ningún órgano y algunos médicos lo han englobado en una alteración de origen psicológico.

El tubo gástrico desde el esófago hasta el recto está en constante actividad tanto física como bioquímicamente. Esta actividad produce gases, dolor y cambios de frecuencia y duración de los movimientos intestinales. Por todo ello, clínicamente, se hace muy difícil valorar este sistema.

Durante muchísimos años los osteópatas han tratado y valorado la actividad intestinal usando los reflejos viscerosomáticos, que aunque escasamente considerados ,han sido de gran ayuda en el manejo del problema.

El colon irritable es una de esas enfermedades funcionales, con el incoveniente de que suele perdurar en el tiempo, puede ser periódica o concomitante aunque obviamente no es contagiosa. Los síntomas pueden aparecer en relación con algunas comidas y alteraciones en otros hábitos de vida en general como mayor estrés o cambios en los horarios. También puede aparecer distensión abdominal, sensación de estar lleno y una alternancia entre estreñimiento y alta frecuencia en las deposiciones.

El estrés, tanto a nivel laboral como comportamental suele estar presente en las vidas de los que padecen esta condición. Los pacientes suelen ser muy activos y perfeccionistas.

Los pacientes que sufran de estos síntomas han de ser clínicamente investigados para descartar otras patologías tales como la enfermedad de Chrons, colitis ulcerosa, cáncer de colon, úlceras gástricas o duodenales además de problemas de vesícula y amebiasis.

El paciente con colon irritable por definición no pierde peso ni tampoco tiene fiebre, ni tampoco tiene sangrado de ningún tipo ni ulceraciones rectales. Por ello tampoco padecerán de anemia ni tampoco tienen más probabilidades estadísticas de padecer cáncer de colon.

Por todo ello el paciente con colon irritable ha de hacerse regularmente chequeos para descartar las patologías que se han descrito anteriormente. Así ,los pacientes han de ir a su médico general o especialista inicialmente para que le hagan un análisis de sangre para descartar infecciones ni incremento en la velocidad de sedimentación. Igualmente un coprocultivo será necesario para descartar la presencia tanto de parásitos como de sangre en las deposiciones. También una resonancia y una colonoscopia serían necesarias.

Papel de la Osteopatía en el manejo del colon irritable.

El control del intestino es tanto intrínseco como extrínseco. Intrísecamente, las paredes intestinales están hechas de musculatura lisa cuyos impulsos locales van a dar lugar al movimiento de los alimentos tanto hacia adelante como hacia detrás además de movimientos de mezclado y amasado.

La influencia externa de este sistema lo lleva a cabo el sistema nervioso autónomo a través del sistema simpático y parasimpático.

El sistema simpático se aloja en la cadena ganglionar paralela a los segmentos vertebrales torácicos y lumbares altos (T5-L2). Este sistema puede llegar a reducir el lúmen intestinal y alterar el paso de los alimentos por el tubo digestivo, llegando a producir sensaciones de llenado e incluso de molestia intestinal.

El sistema parasimpático va a gobernar a través del nervio craneal X o nervio vago, influenciando todo el tubo digestivo hasta la primera mitad del colon además también de los nervios esplácnicos que parten desde el plexo sacro y que gobiernan la segunda mitad del colon transverso y descendente.

Tratamiento Osteopático

El objetivo de nuestro tratamiento será restaurar el equilibrio entre la estructura y la función. Restaurar el sistema autónomo correcto en los intestinos. También el equilibrio de los fluidos será importante tanto a nivel arterial, venoso y sobre todo linfático.

Todo ello se realizará en el contexto de las articulaciones relacionadas y así abonar el terreno para que el cuerpo se cure solo.

El trataiento se aplicará de manera manual a las zonas funcionalente relacionadas en el cuerpo. Como osteópatas no sólo actuaremos localmente inhibiendo la musculatura lisa, sino que accederemos al sistema a través de la espalda, movilizaciones costales y sacras. Por supuesto el papel a nivel cervical y suboccipital será crucial en la regulación parasimpática.

Todos estos pasos serán explicados al paciente, además de las molestias leves que puede experimentar en los días posteriores al tratamiento. El tratamiento puede llevar varias sesiones pero nos gusta siempre contar con el apoyo del médico de cabecera para ayudar al control de la patología y de la evolución del tratamiento.

El médico general aportará consejo tanto a nivel de la dieta conveniente como la prescripción de determinadas ayudas farmacológicas para ayudar al paciente.

Todos estos consejos médicos y del osteópata pueden ayudar a que el paciente se sienta mejor de las molestias ocasionadas por el colon irritable.



Publicado en Sin categoría

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2020. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.