Tortícolis en bebés

Tortícolis congénita: Todo lo que debes saber

16 de julio de 2021

Entre las diversas afecciones que pueden padecer los bebés desde pequeños, se encuentra la tortícolis congénita. Así como los adultos pueden padecer de esta afección en el área del cuello. Si comienzas a notar signos de esto en tu bebé, debes informarte mejor al respecto y acudir a un profesional. Así que, sin duda, el artículo de hoy te será de gran ayuda.

Definición de la tortícolis congénita

Iniciemos hablando al respecto de lo que es la tortícolis congénita. Se trata de una afección muscular que suele ser definida como una deformidad postural del cuello. La cual puede evidenciarse desde el nacimiento o un poco después del mismo.

Esta es una afección que se puede notar debido a la notable inclinación de la cabeza hacia un lado en específico. Esto puede causar problemas en el crecimiento del bebé en caso de que no se trate a tiempo. Además, cabe resaltar que existen tres tipos de tortícolis en bebés que varía según la gravedad de la misma:

  • Con preferencia postural del bebé, pero sin restricción de movilidad pasiva (Gravedad: leve).
  • Con presencia de rigidez del esternocleidomastoideo y de movilidad pasiva (Gravedad: media).
  • Con masa en el esternocleidomastoideo (Gravedad: alta).

Causas de la tortícolis congénita

Las causas de este tipo de contractura en el cuello del bebé suele ser bastante simple de identificar. En caso de que sea una tortícolis notable en un niño recién nacido, quiere decir que la misma es una lesión que se generó durante el parto.

Ahora bien, es importante saber que durante las primeras semanas de vida del bebé, el mismo sigue estando propenso a padecer de este tipo de afección muscular. Por ese motivo, también te hablaremos de las causas de una tortícolis durante sus primeras semanas de vida:

  • Tortícolis generada a raíz de una fibrosis.
  • Tortícolis generada a raíz un hematoma en el cuello.
  • Tortícolis generada por una fusión atlanto-occipital.
  • Tortícolis generada a raíz de una contractura en el esternocleidomastoideo.
  • Tortícolis generada por el síndrome de Klippel-Feil.

ortícolis en recién nacido

¿Cuáles son las consecuencias de la tortícolis congénita?

Todos los casos de tortícolis en bebés, independientemente de su tipo o causa, deben de ser tratados a tiempo. Ya que, de no hacerlo, el bebé podría padecer de consecuencias y algunas de ellas pueden ser realmente graves.

La consecuencia más común es la generación de una plagiocefalia, se trata del aplanamiento de la cabeza del bebé. La misma, a su vez, puede generar una escoliosis vertebral, es decir, una curvatura en la columna vertebral del bebé. La cual, por supuesto, puede generar problemas de postura y dolores de espalda a medida que el niño vaya creciendo.

Todo lo que tiene que ver con las asimetrías craneales pueden generar problemas en la vida y el desarrollo del bebé. Cabe resaltar que también puede generar problemas a nivel facial y mandibular. De allí que sea tan importante tratar la tortícolis en bebés a tiempo.

¿Cómo se trata la tortícolis congénita?

Para tratar los casos de tortícolis a recién nacidos debes de asistir con un profesional pediatra, fisioterapueta u ostéopata. Ellos, en primer lugar, diagnosticarán cuál es el tipo de tortícolis que tiene tu bebé y la causa de la misma. A partir de allí, elegirán el tratamiento adecuado.

En la mayoría de los casos, el tratamiento para esta lesión se basa en la realización de una serie de ejercicios de estiramientos que le permitirán alargar el músculo afectado. Esto, en conjunto con una serie de masajes, será de gran ayuda para el bebé. Solamente en casos realmente extremos, el médico puede sugerir una cirugía, pero se estima que esto solo sucede en el 10% de los casos de tortícolis congénita.

Tortícolis congénita

¿Cuánto tiempo va a tener el pequeño tortícolis congénita?

El tiempo estimado que tu bebé puede pasar con esta afección dependerá de su caso en específico y del tiempo que tardes en llevarlo con un profesional. Si es un caso en un bebé recién nacido y lo llevas al médico con prontitud, en dos meses estará totalmente bien.

En cambio, si ya el bebé tiene más de un mes, puede que el tratamiento deba durar aproximadamente seis meses para ver realmente los resultados. Del mismo modo, lo llevas al médico luego de los seis meses de edad, el tratamiento puede durar unos diez meses. Por lo tanto, cuanto antes se trate, antes tu bebé recuperará la movilidad de su cuello.

¿Necesita tu bebe una revisión para tratar la tortícolis congénita?

Ahora que conoces más al respecto de la tortícolis congénita, estarás convencido desde el inicio que debes de llevar a tu hijo con el profesional adecuado lo más pronto posible. En nuestro centro de Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda estamos totalmente preparados para atenderlo.

Nuestros profesionales están altamente capacitados para tratar este tipo de afección muscular en tu bebé. De modo que pueda recuperarse con prontitud para que su desarrollo motor se dé del modo adecuado. Por ello, si deseas agendar una cita, te invitamos a acceder a nuestra sección de Contacto.



Publicado en OSTEOPATÍA

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad
Copyright 2021. Osteopatía y Fisioterapia Rodríguez Aranda. Todos los derechos reservados.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?